La Pérdida de un Ojo

La pérdida de la visión es un evento devastador que cambia para siempre la vida de una persona. Las causa puede ser un traumatismo, una infección o la complicación de una cirugía. Con el paso del tiempo un ojo ciego pierde volumen, toma una coloración blanquecina y puede provocar dolor. Es frecuente que se acompañe de un párpado caído pero lo más notable es que se convierte en fuente de inseguridad y malestar estético. Es indispensable que quien atraviesa por esta situación reciba tratamiento médico especializado y que sea informado que su problema tiene solución.

Desde el punto de vista emocional el apoyo, la comprensión y la información clara son parte fundamental del proceso de rehabilitación. Mediante una crucial el globo ocular afectado se remplaza por un implante. El propósito de esto es restaurar el volumen del ojo afectado y preparar la cavidad para el ojo artificial o prótesis ocular. La prótesis ocular debe ser adaptada a la medida tomando como referencia el color, tamaño y hasta el último detalle del ojo sano. El trabajo especializado de un protesista ocular es indispensable para lograr un resultado natural y duradero.

El uso de una prótesis ocular moderna es muy sencillo y cómodo y requiere de mínimo mantenimiento. La vida útil de una de estas prótesis es de hasta 15 años dependiendo de la edad del paciente. Es fundamental orientar al usuario de prótesis ocular al uso de lentes protectores del ojo único y de abstenerse de actividades riesgosas para los ojos, como el tiro, la mecánica o la carpintería por ejemplo.

Toda esta información es válida para quien perdió un ojo años atrás y no recibió la atención adecuada o bien quien ya es usuario de una prótesis ocular pero no está satisfecho con su resultado y desea una segunda opinión. En la mayoría de los casos existe la posibilidad de mejoría con las técnicas reconstructivas actuales.

Solicita una cita de valoración hoy mismo

Language