Parálisis Facial

La pérdida del control de los movimientos faciales y el parpadeo se conoce como parálisis facial. En la mayoría de los casos este debilitamiento ocurre de manera súbita y sin causa aparente. La manifestación mas común es la desviación de la comisura bucal y la dificultad para cerrar un ojo. La resequedad ocular que acompaña a este trastorno pone en riesgo la integridad del ojo y debe ser manejada de manera urgente por un especialista. Las secuelas de la parálisis facial se manifiestan como gesticulaciones incomodas, lagrimeo y espasmos faciales similares a un “TIC” nervioso. Estos espasmos pueden ser incapacitantes y son una molestia estética que perjudica la autoestima del paciente. 

Solicita una cita de valoración hoy mismo

Language