Fractura de la Órbita y Traumatismos del Contorno Ocular

La órbita es la cavidad donde se aloja al globo ocular, su función principal es la protección. En caso de un golpe a esta zona el impacto usualmente es absorbido por los huesos que conforman la órbita. La persona que sufrió un traumatismo y presenta un ojo morado debe ser examinada para determinar si hay daño directo al ojo y en segundo lugar a la órbita. Los síntomas de un fractura de la órbita son:

  • Visón doble
  • Adormecimiento de la mejilla y la encía
  • Hinchazón que impide abrir el ojo
  • Sangrado por la nariz
  • Dolor al movilizar el ojo

La persona que ha sufrido un traumatismo por un puño, un balón, una caída o un accidente de tránsito y presenta cualquiera de estos signos, debe ser evaluado por un oftalmólogo para descartar una fractura de la órbita y una lesión que afecte la visión.

El tratamiento definitivo de las fracturas de la órbita es en muchos casos una operación. Esta cirugía debe ser realizada por un especialista en la órbita. El propósito es restaurar la anatomía y función de la órbita y de esta manera prevenir complicaciones y secuelas.

Solicita una cita de valoración hoy mismo

Language